Los cien años olvidados del poeta Héctor José Díaz

por el 10/02/10 at 9:08 am

La noticia la trajo un coterráneo suyo, Julio Merán, quien se encaramó en un techo de Azua de Compostela y se puso a cantar canciones con poemas suyos, el pasado 21 de enero, día en que se celebraba el centenario del natalicio del olvidado poeta Héctor José Díaz.

Romántico empedernido, Héctor J. Díaz nació en 1910 y falleció en Nueva York 40 años después, en 1950. Su poesía, sin dudas, es interesante.

LO QUE QUIERO
Que nadie me conozca y nadie me quiera,

Caminar mundo adentro, solo, con mis dolores
nómada, sin amigos, sin amor, sin anhelo;
que mi hogar sea el camino, que mi techo sea el Cielo
y mi lecho las hojas de algún árbol sin flora.

Cuando ya tenga polvo de todos los caminos,
cuando ya este cansado de luchar con la suerte,
me lanzare en las noches sin lunas de la muerte
de donde no regresan jamás los peregrinos.

Y morir una tarde cuando el sol triste alumbre,
descendiendo un camino a ascendiendo una cumbre,
pero donde no haya quien me pueda enterrar…
que mis restos, ya polvo, los disipen los vientos,
para que cuando ella sienta remordimientos
no se encuentre mi tumba ni pueda rezar.

Héctor J. Díaz asombró a sus coterráneos por la capacidad de oratoria desde su infancia.

Héctor Inchaustegui y Cabral, dijo de él que se trataba de “un poeta fuerte y perdurable, que en parte tenia tinturas de poesía negroide y un ritmo inmejorable, donde prevalecía un estilo limpio, repletos de imágenes claras y llenas de vida”. Franklin Mieses Burgo decía: “Poseía una personalidad única e inconfundible. La de no imitar a nadie. Razón por la cual, en su verso ágil y sonoro, jamás podremos encontrar el grillete mohoso del esclavo, ni mucho menos la humillante librea de un lacayismo bochornoso. El era él en él mismo”.

Para el trovador Juan Lockward “Fue antes que nada poeta. Espontáneo, natural y de fácil estro; jovial e ingenioso a quien recuerdo siempre como ente inolvidable y un amigo insustituible”.

Sus restos mortales descansan en el Panteón de los artistas en el Cementerio de la Avenida Máximo Gómez de la ciudad capital.

11 Responses to “Los cien años olvidados del poeta Héctor José Díaz”

  1. Eli Heiliger

    Feb 10th, 2010

    Gracias, Quiñones por recordarme la magia de la poesía de este hombre que cada vez crece en el corazón de todos los dominicanos y que siempre me trae a la memoria lejanos amores, pero que siempre nos asaltan como la lluvia nos sorprende un día de Sol.

  2. HUgo Fabian

    Feb 10th, 2010

    En verdad; nuestro parnaso cultural literario siempre ha estado rivetiado de los versos mas exquisitos; esa pleyade de hombres y mujeres nos elevan el ego espiritual de lo inmarsecible y divino. Gracias colega Quinones por levantar ese impetu sensorial culturalmente hablando; mil gracias.

  3. hola alfoso soy nancy de bonao la madre de la vi reina

    Feb 10th, 2010

    me gusta mucho tu reportage , y esa poesi esta muy linda

  4. Nelson A. García Cruz

    Mar 20th, 2010

    PREGUNTA: existe una poesía de Héctor J. Díaz que empieza diciendo “YO MORIRÉ UNA TARDE, PARA QUE HAYA VELORIO??

    • Alejandro Deño

      May 20th, 2013

      Señor Garcia, el poema a que usted se refiere se lla “LO QUE QUIERO” y en un comentario anterior, la Sra. Amarilis lo escribe completo.

  5. Eduardo Bobren-Bisbal

    May 5th, 2010

    Recuerdo este poema, que en los años 50 el declamador dominicano Juan Llibre declamaba en la radio. Excelente poesía para la sensibilidad de la preadolescencia y la temprana adolescencia.

    Entiendo faltan dos (?) versos en la primera estrofa:

    “…yo soy el incansable y eterno peregrino
    que camina en le mundo sin que nadie lo espere.”

    Gracias.

  6. cristian encarnacion

    Oct 20th, 2011

    Hola Alfonso!

    Realmente es penoso que haya un desinterés sobre tantas gentes importantes de nuestro pais y sus aportes, pero gracias a Dios puede su blog recordarnos a algunos y enseñarle a otros que tuvimos y tenemos grandes hombres como este talentosísimo complueblano.

    Gracias hermano, tiene en mi un nuevo seguidor de su blog.

  7. astrid rodriguez

    Mar 24th, 2012

    Al Poema de lo que quiero le faltan mucho. Que nadie me conozca y que nadie me quiera, que nadie se preocupe de mi triste destino, quiero ser incansable y eterno peregrino que camina sin rumbo porque nadie lo espera. Que no sepan mi vida, ni yo sepa la ajena, que nadie se preocupe si soy triste o dichoso, quiero ser una gota en un mar tempestuoso, o en inmenso desierto un granito de arena. Caminar rumbo adentro, nomada sin amores, sin hogar, sin camino, sin amor, sin dinero, que mi hogar sea el camino y mi techo sea el cielo, y mi lecho las hojas de algun arbol sin flores. Cuando ya tenga polvo de todos los caminos, cuando ya este cansado de luchar con mi suerte, me lanzare en la noche sin luna hacia la muerte, de donde no regresan jamas los peregrinos. Y morir una tarde cuando el sol triste alumbre, descendiendo un camino o ascendiendo una cumbre, pero donde no haya quien me pueda enterrar, que mis restos ya polvo lo disipen los vientos, para cuando ella sienta ese remordimiento, no encuentre ya mi tumba ni me pueda rezar. Lo declamaba tambien Juan LLibre.

  8. Amarilis Rodriguez (Actriz y Directora de Teatro)

    Ene 10th, 2013

    Apreciado Quinones

    Hoy buscando este poema para recordarlo, lo encontre en tu blog.
    Mi madre Luz Maria Delfin, fue gran amiga de Hector J. Diaz, ella aunque educadora de carrera, le acompanaba a la guitarra en Radio Yuna, miestras el declamaba sus poemas en sus anos mozos.
    Ella nos enseno ese poema siendo yo aun muy joven. Ahora ella tiene 93 anos y aun lo recuerda con afecto.
    Gracias por acuparte de esta parte de nuestra cultura tan olvidada. Perfilo algunas lineas del hermoso poema.
    Amarilis Rodriguez -Actriz y Directora de Teatro

    Que nadie me conozca y que nadie me quiera,
    que nadie se preocupe de mi triste destino,
    quiero ser incansable y eterno peregrino,
    que camina sin rumbo porque nadie lo espera.

    Que no sepan mi vida, ni yo sepa la ajena,
    que ignore todo el mundo si soy triste o dichoso,
    quiero ser una lagrima en un mar tempestuoso,
    de en inmenso desierto un granito de arena.

    Caminar rumbo adentro, solo con mis pesares,
    nomada sin amigos, sin amor, sin ahenos,
    que mi hogar sea el camino, que mi techo sea el cielo,
    y mi lecho las hojas de algun arbol sin flor.

    Cuando ya tenga polvo de todos los caminos,
    cuando ya este cansado de luchar con mi suerte,
    me lanzare una noche sin luna hacia la muerte,
    de donde no regresan jamas los peregrinos.

    Y morir una tarde, cuando el sol triste alumbre,
    descendiendo un camino o ascendiendo una cumbre,
    que mis restos ya polvo lo disipen los vientos,
    pero donde no haya nadie quien me pueda enterrar,
    para cuando ella sienta ese remordimiento,
    que no encuentre ya mi tumba, ni me pueda rezar.

    Hector J. Diaz

    • Alejandro Deño

      May 20th, 2013

      Antes de nada quiero excusarme por no saber a quien le envio esta comunicacion. El motiva de esta es relacionado a la foto que aparece con el nombre de Hector J. Diaz, la cual no es realmente la foto de Hector. Le digo esto porque Hector J, Diaz era hermano de mi madre,( la que nunca se tomo en cuenta en nada relacionado al mejor poeta dominicano). Si a algien le interesa una foto real de Josesito como le llamava mi madre, yo dispongo de una recortada de un periodico dom. Tembienme gustaria conversar con alguien que que tenga alguna recopilacion de sus poemas. Gracias y a su disposicion.

  9. Tomas Alberto Oviedo

    Ago 6th, 2014

    Mi padre,Tomas A.Oviedo Cano,publico un libro titulado,Antología de poetas Azuanos,el libro contiene poemas de los mas destacados poetas de Azua de Compostela,

Deja un comentario


Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud